La vida en Camper ¿Merece la pena?

¿Merece la pena vivir unas vacaciones en una casa móvil? La respuesta a esto es depende de lo que estés buscando, si es vivir siempre en tu vehículo o solamente utilizarlo para «viajar a la aventura».

Depende de esto, así como tu predisposición para vivir con poco. El principal problema de una furgoneta camperizada, es que por muy amplia que esta sea, no para de ser una furgoneta, con unas limitaciones de espacio y funciones importantes, lo que significa que siempre vas a tener un espacio ajustado, por lo que siempre es recomendable vivir con lo justo, para no estar constantemente guardando cosas, aunque ya os avisamos que por muy pocas cosas que tengas, estarás constantemente «organizando» la furgoneta.

Actualmente en España no es algo que se lleve mucho, pero poco a poco ha ido cogiendo fuerza aumentando la demanda considerablemente después de la pandemia.

Aunque a primera instancia puede parecer que camperizar un vehículo puede parecer un proceso complejo, la verdad es, no lo es, aunque también depende de la “dificultad” que le añadas y si lo haces tú o un profesional. No es lo mismo un turismo con una cama plegable y un mueblecito, a tener una furgoneta con una altura en la que puedas estar de pie con todas las comodidades del hogar como cocina, baño, calefacción….

En caso de que te estés planteando camperizar tú mismo la furgoneta, nosotros te recomendamos que si va a ser una camperización más allá de instalar un mueble modular y un colchón, lo hagas tú por ahorrarte algo, pero en caso de que vayas más allá, lo haga un profesional, sobre todo por el hecho de que hay que realizar instalaciones eléctricas e instalaciones de gas que luego deben estar homologadas por los profesionales correspondientes (Sólo si la instalación supera los 230ª en caso de la electricidad). Aunque si eres un manita, tienes todo el tiempo del mundo y te hace más ilusión, es todo ponerse, pero siempre te recomendamos que luego lo supervise algún profesional, pero considerando el coste de tiempo a invertir, preferimos dejárselo a los especialistas.

Por último, está la parte de la homologación, pero eso lo explicaremos en otro momento. Lo único que tienes que saber, es que  si optas por hacerlo por tu cuenta, todo lo que instales debe estar homologado y todo el proceso debe estar documentado tanto en fotos como las fichas técnicas de los productos. Así que no te cortes recopilando y acumulando el proceso de camperización.

Al margen de todas las ventajas y desventajas que te mencionamos a continuación, si tuvieramos que darte una «prueba de fuego» si te gusta este mundillo, sería alquilar una furgoneta camperizada y tirarte un fin de semana con ella. ¡Así sabrás si es lo tuyo o no!

Ventajas de ser #Vanlife

Como bien dice el poema de Konstantino: «Cuando emprendas tu viaje a ítaca
pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias». Cuando viajas en camper, sólo tienes que tener en cuenta tu destino, la experiencia de este estilo de vida reside en el camino, no en el fin. ¡Qué te has aburrido de un sitio! Pues coges el coche y te vas, no requieres de planificación previa ni de la disponibilidad de hoteles. Es viajar sólo teniendo en cuenta adonde vas, si te gusta la libertad y explorar nuevas experiencias, este es tu estilo de vida.

Este tipo de vehículos suelen ser bastante discretos desde fuera, además de que no requieres estrictamente de un aparcamiento especial para dejarla, además, no requieres estrictamente de dos vehículos, puedes utilizar este como vehículo habitual, aunque esto depende de donde vivas (Aparcar una furgoneta en Madrid, no es lo mismo que en Málaga, por ejemplo).

Por último, las furgonetas son completamente personalizables, por lo que a la hora de configurar la distribución, puedes centrarte más en la sección de la cocina o en que haya un aseo.

Desventajas de el estilo de vida camper

No es oro todo lo que reluce claro está, no es como se ve en las redes sociales que todos son placeres y comodidades, al contrario, al principio tendrás que pasar por un período de adaptación ya que como hemos mencionado, el espacio es reducido, lo que puede que te agobie un poco al principio, pero como todo, el hábito hace al monje.

El problema es que si tu furgoneta es grande, habrás sitios donde no podrás aparcar y otros donde no puedas pernoctar, a su vez, tendrás que adaptarte a pequeños detalles, como a duchas rápidas, ya que el depósito de agua suele ser reducido, o ir al baño fuera, ya que por el espacio es probable que le des prioridad a otras cosas.

Espero que

Si estás interesado en aventurarte en este mundo del camper, puedes pedirnos presupuesto, o si lo prefieres seguir leyendo el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba